1688 Restó

Mientras el mundo es un gran ring donde de un lado pelean los amantes exclusivos de los vegetales y del otro los carnívoros sin misericordia, los carniceros son los nuevos psicólogos y las tablas de charcutería cada vez más van tomando protagonismo y lentamente desplazando a aquellas picadas “vintage” de milanesitas con papas fritas.

La salumería (palabra tana para charcutería) es posiblemente uno de los fuertes de 1688 Restó y lo pudimos comprobar con una poderosa tabla de “Jamón Ibérico Legado Premium” acompañada de olivas y pan rústico (gs. 65.000), una verdadera señora entrada. De esas que te hacen cuestionar sobre qué elegir a continuación para no empacharte, pecar de glotonería y morir en el intento. El tamaño es perfecto para compartir y el jamón parecía no parece terminar nunca. Simplemente perfecto.

1688 Restó es una hermosa y espaciosa esquina cuyo interiorismo no le hace justicia a la recatada pero espectacular carta que ofrece. Proyecto liderado por Daniela Fernández, el lugar y la chef exudan ese tipo de vehemencia que se contagia directamente a los platos. El amor que pone el equipo se ve reflejado casi instantáneamente en el sudor y los botones que están a punto de explotar. ¿O soy la única que siempre abusa cuando me invitan platos ricos?.

Mientras curioseaba la carta y decepcionaba anticipadamente a mi nutricionista Rosita, probé lo que sería mi plato favorito de ese día: la “Lasagna De La Casa” pasta con ragu alla bolognesa, queso y bechamel (Gs. 55.000), presentado en un recipiente de losa bien caliente y con el tamaño perfecto. El colmo de queso era exactamente lo que yo necesitaba en ese momento.

Y si bien con el risotto cerré el caso de que las pastas definitivamente son el caballito de batalla del restó, me pongo un poco monotemática y vuelvo a hablar sobre la salumería. Es justo y necesario.

Siento que esta pasión genuina y sin descaro que siento por los embutidos (misma pasión que Daniela me entero, por suerte) de alguna manera me conecta a un nivel casi místico con los lugares que ofrecen este tipo de delicias. Todo bien con los vegetales amigos veggies, pero en mi ring imaginario siempre gana el lado que pelea por los fiambres… y salchichas, salchichones, chorizos y salamines varios.

Daniela me cuenta que solo prepara cosas que le gustan a ella y que cada vez que viaja trae cosas especiales para el probar, la última vez que viajó trajo guanciale para reemplazar a la panceta, reivindicando aquel entusiasmo y devoción que solo alguien con verdadera pasión puede plasmar. Y ojo, todos los platos tienen igualdad de cariño en su preparación, ni uno flojea, ni uno se queda regazado.

Cuarenta minutos más tarde y con la panza llena sigo hojeando la carta de puro golosa mientras agendo mentalmente cuando y con quién podría volver para probar todo lo que me faltó. 1688 Restó definitivamente me deja con ganas de más.

Nota adicional:

Para los que suelen preguntar sobre cómo armar una tabla: cada ingrediente cuesta aproximadamente entre Gs. 6.000 y Gs. 10.000 (30 gramos) dependiendo de lo que se elija. La idea es soltar el miedo y animarse de una buena vez a darle un merecido regalo al paladar, con pan casero y vino, como si fuera su cumpleaños.

Datos:

Dirección: Austria 1688 esquina Viena
Teléfono: 0981 459 750
Horarios: de Martes a Jueves de 12:00 hs a 15:00 y de 19:00 hs a 23:30 hs / Viernes y Sábados de 12:00 hs a 15:00 y de 19:00 hs a 00:30 hs / Domingos de 12:00 hs a 16:00 hs
No cuentan con delivery

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s